TLC Colombia-Triángulo Norte: Acuerdo de economías complementarias

Colombia negoció un tratado de libre comercio con el Triángulo del Norte (TN), grupo compuesto por: Guatemala, Honduras y el Salvador. Uno de los primeros acuerdos que comenzó a negociar nuestro país con Centroamérica

La estrategia no sólo está teniendo un éxito no estimado al duplicar las exportaciones colombianas en esos mercados, en dos años de entrar en vigencia el TLC, sino que ha impulsado la integración y los negocios con otros países de esa región.

Colombia es considerada por el TN, como una vecindad manufacturera por su alta utilización del factor humano, en las industrias livianas de: confecciones, textiles, imprentas, y autopartes; en cambio el TN es una vecindad agrícola para nuestro país, productora de: café, azúcar, pescado, camarón, entre otros. En efecto, el sector productivo colombiano visto desde el valor agregado de la producción industrial, es 4 veces más grande al de toda la industria de los tres países del TN; de igual manera, la producción agrícola de los países del TN, supera en más de 5% a la colombiana.

En efecto, en la zona de libre comercio, Colombia logró que el 75% de sus exportaciones industriales quedaran cobijadas en él tratado; los únicos bienes que no fueron negociados en este sector por petición de los empresarios centroamericanos fueron, entre otros: cosméticos, bienes finales de la industria del plástico, calzado, metalmecánica y conductores eléctricos.

Pese a la resistencia de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), los centroamericanos por las asimetrías que genera Colombia en esos mercados, lograron preferencias para cerca del 80% de sus exportaciones agrícolas: flores, frutas y hortalizas, nueces, almendras, té, pimienta, cebada, avena, semillas, confites, cacao, chocolates, pastas y galletas, quedaran sin pago de aranceles en Colombia con plazos de 5 y 10 años para la desgravación total.

Las negociaciones del tratado proyectaron preferencias para los bienes de capital que pagaran cero aranceles en el tratado; los bienes intermedios o materias primas, pagaran sólo un arancel máximo de 5%; en la parte de inversiones el TLC garantiza el trato nacional, la cláusula de nación más favorecida, entre otros. Como lo demuestran las cifras del Aladi, el comercio total ha pasado de US $385 millones en 2008 a US$939 millones en 2010, y todo indica que al finalizar 2011 superaría los US$1.500 millones.

Los resultados favorecen altamente a Colombia, toda vez que las exportaciones a ese mercado pasaron de US $270 millones en 2007 a US $560 millones en 2010; hasta junio las exportaciones de Colombia alcanzaban cerca de US $900 millones. Las exportaciones de Colombia además se han diversificado, el 90% de las mismas son manufacturas.

El buen comportamiento de las exportaciones colombianas se debe sin duda a la entrada en vigencia de las preferencias, pero también a la estrategia empresarial de llevar inversiones a esos mercados. Entre 2006 y 2010, las inversiones colombianas a esos mercados alcanzaron más de US $500 millones en negocios de complementación del comercio.

Las exportaciones de el TN a Colombia también se han incrementado, pasando de US$34 millones a US$82 millones entre 2007 y 2010; cabe mencionar que las exportaciones de esos países se están incentivando, por el dinamismo de la economía colombiana y la revaluación del peso frente a la revaluación de las monedas de los centro americanos quetzal (Guatemala), lempira (Honduras) y el colón (Salvador).

Al mantener nuestro país un superávit tan alto con el TN, previsto por las asimetrías de tamaño y competitividad de Colombia, es recomendable promocionar las exportaciones de los países del TN a Colombia, por la vía de la creación de cadenas complementarias competitivas conjuntas de los 4 países en los sectores de agro-industria y de la industria liviana.

___________________________________________________

POR LUIS NELSON BELTRAN / COMERCIO EXTERIOR
FUENTE LAREPUBLICA.COM.CO